¿Cómo se mantienen los gatos frescos cuando hace calor?

Los gatos son animales que no transpiran por la piel, estos mantienen su cuerpo fresco a través de la boca y las almohadillas de las patas.

Termorregulación en los gatos

Los perros y los gatos tienen una temperatura corporal normal. Cuando estas son muy elevadas, como sucede en el verano, se activan mecanismos de respuestas al calor.

Los gatos transpiran a través de las glándulas sudoríparas ubicadas en las almohadillas de las patas; también combaten el calor manteniendo la boca abierta, de igual forma que hacen los perros. Este es el proceso que siguen los gatos para mantenerse frescos.

Sin embargo, los jadeos excesivos pueden ser síntoma de estrés o problemas de salud. Si observas un jadeo alarmante, debes de acudir de inmediato al médico.

Cuando se acicalan, además de desenredar su pelaje, distribuyen la saliva por todo el cuerpo, reduciendo la temperatura del cuerpo. Otra forma de combatir el calor es esconderse bajo la sombra o estar en contacto con una superficie fría.

¿Qué podemos hacer para mantener fresco al gato en verano?

En verano, cuando las temperaturas son muy altas, debemos de cuidar de la mascota de los golpes de calor. Hay que asegurarnos que, los animales tengan suficiente agua y un lugar fresco en el que puedan descansar.

Como los felinos no suelen ir a la calle o disfrutar de baños al aire libre, puedes ayudarlos a refrescarse de las siguientes formas:

  • Enfría el interior de la casa. Puedes ayudarte con ventiladores o el aire acondicionado, evita dejarlo a temperatura muy baja, ya que lo que buscas es refrescar el hogar. En cambio, si resulta suficiente con las ventajas abiertas, asegúrate de que estén protegidas para evitar las caídas.
  • Fabrica escondites. Si el escondite tiene sombra, será su lugar favorito durante todo el verano.

  • Agua. Los gatos son exigentes con los lugares donde se les coloca la comida; prefieren agua fresca, limpia y que tenga movimiento. Siempre van a preferir los bebederos de acero o cerámica, pero también les gustan las fuentes o la corriente del grifo.
  • Ofrécele comidas húmedas. El alimento húmedo destaca por tener más cantidades de agua que el pienso, y suele ser de su agrado. No dejes que a la comida le llegue el sol o expuesta a temperaturas altas, pues se dañará; tras un tiempo, retira todo aquello que el gato haya dejado. 

  • Cepilla diariamente a tu gato. El cepillado permite que el gato tenga el pelo libre de nudo y una piel más sana; además, es una forma de mantenerlo fresco, ya que se evita la acumulación de pelo muerto.
  • Si es del agrado del gato, refréscalo con toallas húmedas; el agua conseguirá un efecto similar al sudor. Evita hacerlo frecuentemente, ya que no es recomendable que el gato tenga la piel húmeda tanto tiempo.
  • Evita el ejercicio en las horas de más calor. Durante el verano, debemos de moderar el ejercicio, ya que hay riesgo que el felino sufra de golpe de calor
  • Juegos de agua. Hay juguetes que funcionan con agua; esto puede ser muy estimulantes para el gato, además que lo refrescará.

Las más leídas