Consejos para refrescar a tu perro durante el verano

Las altas temperaturas durante el verano puede reducir el apetito y las ganas de moverse de nuestra mascota, pero también puede tener otro tipo de consecuencias que son peligrosas, como el conocido golpe de calor. En nuestro trabajo de hoy vamos a darte algunas sugerencias para proteger al perro durante el verano.

Hidrata a tu perro 

Déjale agua fresca y limpia el recipiente periódicamente. Trata de colocar el recipiente en un bebedero que no tenga contacto directo con el sol: en verano suele ser más fácil que el liquido se evapore o se caliente y el perro no quiera ingerirla.

También puedes colocar otros recipientes o bebedores alrededor de la casa, sobre todo en los lugares donde descansa nuestra mascota. De esta manera, aunque el perro no quiera moverse tendrá un recipiente cerca. El agua no es sólo importante cuando se encuentra en casa: cuando salgas recuerda llevarte un recipiente con agua.

Prepara helados caseros 

Puedes ponerle algunos cubos de hielo en el recipiente del agua a tu mascota. El hielo no hace daño a los perros, sin embargo, si tu perro no la prefiere puedes dejarle otro sin hielo para que él elija. Con hielo también tienes la opción de prepararle juguetes caseros a la mascota.

Para hacerlo necesitas de un molde para helado, un poco de agua y un toque de pienso. Se mezcla todo y se lleva al congelador, se saca el bloque de hielo, se pasa por agua para que no se le pegue la lengua, y se la das sin problema al perro. Debes de tener en cuenta que, para este tipo de alimentos o juegos debes de dárselo en un espacio exterior, como terrazas: es una opción muy buena para los perros, pero debes de limpiar cada vez que termine el lugar para que no quede sucio y lleguen las hormigas.

Protégelo del sol 

Siempre es importante que el perro tenga un lugar fresco y protegido para descansar los fuertes rayos del sol, sobre todo en aquellas horas donde hay poco sol. Esto es tanto si vive un una casa o en el exterior.

Refresca el ambiente 

Enciende el ventilador para refrescarle el ambiente a tu mascota.

Mójalo 

Mojarle algunas partes del cuerpo, puede ayudar a disminuir la temperatura del perro. Los perros no sudan de la misma forma que las personas y, con el agua se moja, al secarse se produce un efecto muy similar al del sudor. Poner un piscina para perros puede serte una buena opción.

Adapta su cama 

Durante el verano los perros prefieren descansar en el suelo. Esto puede suceder porque tiene una cama muy caliente que no es la adecuada para el calor del verano. En cambio, en diversos mercados puedes conseguir camas que favorecen a que se disperse el calor, como las camas que son levantadas del suelo o las que están hechos de material transpirable. También hay refrigerantes que permiten que el perro mantenga su temperatura corporal. Lo importante es que cuando recurres a este tipo de método, el perro siempre de tener la posibilidad de elegir donde quiere dormir o descansar.


Las más leídas