Cuidados básicos de un gato en invierno

Si eres dueño de uno o varios gatos, ya sabrás que el frío no es su clima favorito. Los gatos sienten el frío de la misma forma que nosotros, y suelen ser más sensibles a los cambios de temperatura, por lo que prefieren los climas cálidos.  Pero más allá de su preferencias, las bajas temperaturas pueden llegar a provocar complicaciones en la salud, desde un resfriado hasta una hipotermia.

Por ello, es importante adoptar medidas preventivas para ofrecer una óptima calidad de vida a nuestras mascotas. Pensando en ello, hemos querido compartirte algunos consejos para que sepas cómo cuidar a tu gato durante el invierno.

1. Verifica la salud de tu gato antes del invierno

Todos los gatos necesitan recibir cuidados médicos a lo largo de su vida. Ello incluye, llevarlo al veterinario cada 6 meses y respetar su cartilla de vacunas y desparasitaciones, además de brindarle una nutrición completa y equilibrada, para una mejor estimulación física y mental.

Antes de llegar el invierno, puedes llevarlo al veterinario para revisar su salud y actualizar sus vacunas. El médico también podrá darte algunos consejos para fortalecer el sistema inmunológico de tu mascota durante estas fechas, para mejorar su resistencia física, reforzar las defensas de su organismo y prevenir la aparición de patologías asociadas.

2. Presta especial atención a la alimentación de tu gato

La alimentación del gato es un aspecto clave para su salud. Sin embargo, al llegar el invierno, debemos de prestar mucha más atención, ya que necesitará energía para conservar su temperatura corporal. Además, una nutrición completa y equilibrada es esencial para que nuestra mascota esté sana y fuerte.

Los gatos cachorros y ancianos necesitarán especial cuidado, debido a que su cuerpo es más frágil y sensible a este tipo de temperaturas. Es importante consultar al veterinario por la nutrición de nuestro amigo en invierno, teniendo siempre presenta factores como: la salud y otras necesidades específicas de su organismo. También es importante incorporar suplementos vitamínicos para fortalecer el sistema inmunológico de tu gato.

Los gatos suelen reducir el consumo de agua en invierno, por lo cual hay que estar muy atentos, y asegurarnos de que beba la suficiente para evitar la deshidratación. Si jugamos con nuestro gato y le ofrecemos un ambiente enriquecido para su cuerpo y mente, puede que consuma líquido. Pero no siente interés alguno, puedes incorporar comida húmeda para aportarle líquidos. 

3. Construye un refugio ideal en el exterior

Las casetas para gatos son refugios ideales para los gatos con la finalidad de evitar la exposición en la intemperie. Además, podemos dejar una caseta extra en el exterior de nuestro hogar para que los gatos callejeros se puedan abrigar en estos días. También puedes dejarle un comedero con algún alimento o un bebedero con agua limpia, para saciar el hambre y la sed.

Ya en el interior del hogar, podrás buscar un escondite donde tu mascota pueda jugar y descansar. Una caja de cartón con una manta y sus juguetes también serán un refugio divertido y económico para el gato en invierno.

Así mismo, podrás elegir la ubicación perfecta para el escondite de tu felino, evitando dejarlo cerca de puertas o ventajas, de preferencia a habitaciones con buena luminosidad para que pueda disfrutar el calor natural.


Las más leídas