Cuidados de un perro diabético

La dieta administrada al perro diabético debe ser sabrosa y equilibrada en nutrientes, además de contener un alto contenido en fibra insoluble y cumplir algunos requerimientos esenciales para la salud de nuestra mascota

En un perro diabético, el nivel de insulina es bajo para metabolizar la glucosa. Recordemos que la insulina es una hormona que toma glucosa de la sangre y la transporta al resto de las células del cuerpo sea del animal o de la persona, para después ser usada como energía.

Como consecuencia, la concentración de la glucosa aumenta y, se eleva a niveles en los que los riñones la filtran en la orina.

En nuestro artículo de hoy, conoce más sobre cómo tratar la diabetes en perros.

Signos y síntomas que manifiesta un perro diabético

Es importante entender que en la diabetes la pérdida de glucosa que se da a través de la orina que arrastra consigo agua, este proceso se conoce como ósmosis. Este evento hace que se produzcan mayor volumen de orina. La pérdida de agua se compensa en un mayor consumo de agua.

Así, los principales signos de un animal con diabetes mellitus son: poliuria y polidipsia.

Además, el perro diabético tiende a perder peso porque el cuerpo hasta las reservas de grasa y proteína para producir glucosa y cetonas en el hígado. Adicionalmente, otros signos pueden ser: cataratas, polifagia, intolerancia al ejercicio e infecciones.

Objetivos de terapia para la diabetes

Al tener un perro diabético necesitamos entres tres puntos importantes, los cuales son:

  • La resolución de todos los signos clínicos. Se refiere a los signos que hemos mencionado arriba. Así, la ceguera causada por la formación de cataratas se da en la mayoría de los perros que sufren de esta enfermedad. Sin embargo, su padecimiento no depende del control glucémico.
  • Evitar la hipoglucemia inducida por insulina. La insulina es parte de la terapia siendo muy crucial para su tratamiento. La mayoría de los perros diabéticos requieren dosificación dos veces al día para un mejor control. Sin embargo la dosis va a depender de lo que diga el veterinario.
  • La reanudación del estilo de vida habitual y el nivel de ejercicio. El letargo, típico en el perro diabético, se resuelve con facilidad, convirtiendo a los perros en seres más adictivos y sensibles.

Recomendaciones de dieta

El perro diabético debe comer antes del tiempo esperado de la insulina administrada. Por lo que, se ha recomendado alimentar al perro después de la inyección de insulina.

Esta medida simplifica el régimen de tratamiento en el hogar y permite un mejor control. Además, muchos prefieren este régimen porque se tiene la creencia de que la mascota es recompensada tras ser sometida por la inyección.

¿Por qué controlar la hipoglicemia por insulina es tan importante?

La hipoglucemia severa resultante de una sobredosis de insulina puede causar algún daño en la salud de nuestro amigo como ceguera, convulsiones y muerte. Los signos leves son debilidad, inquietud, ritmo, anorexia y diarrea

 


Las más leídas