Desparasitación en los perros

En nuestro trabajo de hoy te explicaremos un poco sobre la desparasitación en los perros ya que, la presencia de parásitos en los organismos pueden afectar la salud de nuestra mascota.

Los distintos procesos de desparasitación son los tratamientos más frecuentes en los perros. Gracias a dichos tratamientos reduces la posibilidad de que el perro tenga parásitos tanto internos como externos y que los pueda transmitir al resto de los animales o dueños. Es importante que resaltemos que los perros y los humanos comparten variedades en parásitos que pueden transmitir muchas enfermedades.

Parásitos externos y tratamientos más usados

Los parásitos más conocidos son las pulgas y las garrapatas que se alimentan de la sangre de nuestra mascota. En el caso de las garrapatas, en los gatos, es menos frecuente el hallazgo ya que son eliminados rápidamente. Sin embargo, tanto las pulgas como las garrapatas son las causantes del desarrollo de enfermedades tanto en los perros como en los humanos, por lo que prevenir la aparición de las mismas es importante.

Las garrapatas son estacionales y son fáciles de ubicar, ya que se adhieren al animal en un lugar fijo. Las pulgas, por otra parte, se mueven con rapidez y son difíciles de localizar. Para la eliminación de estos parásitos, se usan insecticidas en distintos formatos, como pipetas, champús, entre otros. Para las garrapatas se debe de aplicar directamente en el animal para mejores resultados.

El mosquito es otro parásito que se alimenta de la sangre. Ante la presencia de estos, se deben de aplica insecticidas sobre la piel, ya que solo tiene un contacto directo con el perro en el momento de la picadura. Por ello, es importante contar con mosquiteras en ciertos lugares de la casa donde puedan entrar.

Parásitos internos y tratamientos más usados

Hay dos grupos de parásitos internos en los perros:

Los intestinales, son las tenias y las lombrices. Cada vez son más frecuentes y para su eliminación, se usan diferentes fármacos, aunque también hay otras formas para acabar con ellos.

Los hemáticos, son más conocidos como los gusanos del corazón, y se suele usar para su tratamiento la ivermectina.

Este tipo de tratamientos se deben de realizar con frecuencia, alrededor de los tres meses, aunque puede variar según el riesgo de los animales. Sin embargo, la mayoría de los médicos aconsejan a desparasitar mensualmente. Estudios realizados han servido para comprobar que los tratamientos mensuales tienen mejores resultados y reduce los riesgos a padecer infecciones.

Para evitar la implementación de un tratamiento incorrecto, debes de acudir al veterinario. Es importante que los dueños no desparasiten a los animales por su cuenta, sobre todo, en el caso de los cachorros que tienen que estar bajo un control.

Para finalizar, es importante recordar que esto es un trabajo informativo, no estamos bajo la facultad de recetar tratamientos a los animales o realizar algún diagnóstico. Nuestra recomendación en todo momento es acudir a un especialista y que sea el mismo, quien te dará un diagnóstico más acertado de lo que padezca el animal.

 

 


Las más leídas