Humedad en la comida para perro

La humedad es uno de los datos más importantes cuando se trata de comida para perro, pero ¿qué quiere decir? 

Entender la información que se encuentra en la etiqueta muchas veces no resulta fácil, y requiere de conocimientos básicos para su compresión. En el caso de los alimentos para perros sucede lo mismo, y la pregunta que más se repite es sobre la humedad. 

Aunque no es obligatorio en la Unión Europea, las marcas optan por incluir este tipo de información en las etiquetas, por lo que es importante saber el significado para brindar a nuestra mascota la alimentación que más se adapte a ella.

¿Qué significa la humedad en la comida de perros? 

El porcentaje de humedad en los alimentos resultará una gran diferencia para la mascota, pero que un alimento tenga mayor o menor índice no lo hace bueno o malo, sino que aporta diferentes beneficios que pueden resultar mejor para su salud. 

La clasificación general que se sigue para determinar la cantidad de agua que está presente en el alimento se determina de la siguiente manera:

1. Alimento seco: es la comida que menor cantidad de humedad tiene, aproximadamente un 14%. Este tipo de pienso es más fácil de almacenar y conservar, además cumple la función de cepillo dental para el animal haciendo difícil la acumulación de sarro. 

2. Alimento semiseco: contiene entre 14 a 34% de humedad. No suele ser tan común, pero aporta al animal una dieta equilibrada y suele ser de fácil aceptación para la mascota.

3. Alimento húmedo: contiene más de 34% de humedad en la composición, y es el típico alimento que podemos conseguir enlatado en los supermercados. La mayor ventaja de estas comidas es que son las favoritas para los perros, además de ser fáciles de digerir porque apenas deben de masticarlo. 

Por normal, los piensos secos contiene 10% de humedad, mientras que el más húmedo sobrepasa los 80% pero esta cantidad puede variar según sea el fabricante. En cualquiera que sea los casos, debemos de seleccionar alimentos de calidad para nuestra mascota. 

Los tres tipos de alimentos que hemos mencionado anteriormente se encuentran elaborados por expertos de nutrición canina, por lo que cumplen con todos los aspectos para que nuestro perro tenga alimentación balanceada.  No obstante, debemos de tener una serie de precauciones; lo recomendable es intercalarlos.

Por ejemplo, los alimentos secos no hidratan al animal y, aunque un tipo de pienso específico para todas las razas, no siempre resulta del agrado del animal y, en este tipo de situaciones, sólo consumirá la cantidad suficiente para no pasar hambre. Otro detalle que se debe de tener en consideración son los dientes de la mascota cuando se alimentan de comida húmeda, ya que están propensos a la acumulación del sarro y los problemas que supone.

El uso de palillos suele ser una excelente opción, pero sobre todo cuando la alimentación es húmeda. Además, vas a evitar el mal aliento y servirá como aperitivo. 

Si tienes alguna duda sobre el contenido de humedad en la comida de la mascota, puedes consultar con el veterinario para acertar en la elección, ya que la misma va a variar según sea el estado del perro. 

 


Las más leídas