¿Los perros pueden comer maní?

Los cacahuetes, mejor conocidos como maní son legumbres que, por lo general, son confundidas con los frutos secos. Provienen del sur de Bolivia, aún existe el mito de que engordan, no obstante, con el tiempo se han popularizado dentro de las dietas, ya que cuentan con vitaminas, minerales, etc.

Si te encanta la crema de maní puede que te preguntes si tu perro puede comer maní, la respuesta es afirmativa, pero debes de tener en cuenta ciertas precauciones que vamos a detallar a continuación. ¡Sigue leyendo!

¿Los perros pueden comer maní?

El maní es un alimento rico en Omega 3 y Omega 9, que ayudan a prevenir el daño celular y problemas cardiovasculares. De hecho, su consumo evita la acumulación de placas de colesterol LDL, o mejor conocido como “colesterol malo”.

También es rico en vitaminas E, B, ácido fólico y minerales, nutrientes que son importantes para fortalecer el sistema inmunológico y el desarrollo muscular en los perros. Debido a esto, su consumo puede ser altamente beneficioso para los perros, sobre todo aquellos que se encuentran en pleno crecimiento. En el caso de los perros adultos, evita el desgaste muscular y síntomas que son muy comunes en la vejez.

A pesar de todos los beneficios que puedan ofrecerle a nuestra mascota, se debe de tener en cuenta que el maní tiene un alto contenido calórico. Por lo que, su consumo excesivo puede generar un rápido aumento de peso, favoreciendo la aparición de síntomas relacionados con la obesidad.

Además, los perros no pueden consumir el maní de la misma forma que los humanos. Nosotros, solemos consumirlo con pan crudo, asado, con cascara, entre otras formas. No obstante, los perros no pueden consumir ningún tipo de alimento frito, con sal o dulce. También es importante que nos aseguremos que los perros consumen este alimento en cantidades que se adecuen a su cuerpo, peso y salud.

Lo primero a tener en cuenta es que, un perro puede comer maní, pero es importante que antes de ofrecerlo sepas cómo introducirlo a su dieta diaria para un mejor consumo. Se debe de quitar la cáscara antes de ofrecerle al animal, ya que puede provocar molestias gastrointestinales o bucales.

Nuestra recomendación es darle el maní crudo, para conservar todos los nutrientes. No obstante, también puede consumirlo tostado o al horno. Además, se puede consultar al veterinario en caso de tener algún tipo de dudas, sobre todo cuando notemos problemas en la salud de nuestra mascota, por ejemplo, alergias.

¿Cómo puede dársele el maní a nuestro perro?

Podemos ofrecerle una pequeña dosis de maní libre de sal como recompensa cuando se porte bien. Podemos utilizar 10 gramos para los perros grandes y 2 a 5 gramos para los pequeños y medianos. Eso sí, el consumo debe de ser moderado, por lo general, entre 2 a 3 veces por semana. Además, calcula las calorías de la cantidad que has ofrecido y quítala de la cena.

También puedes hacer uso de la crema de maní en nuestras recetas caseras, con la finalidad de prepararle algún bocadillo durante el día a nuestra mascota para que pueda disfrutar.


Las más leídas