¿Mi perro está en peligro si come un caracol?

A pesar de no ser algo tan común o propio del animal, puede llegar a suceder que nuestra mascota ingiera un caracol, especialmente cuando se encuentra en el campo o jardín donde podemos encontrar estos moluscos en grandes cantidades. Aunque parezca algo sin importancia, en nuestro trabajo te vamos a explicar qué pasa si nuestro perro llega a comer un caracol, puesto a que pueden llegar a transmitir varias enfermedades que son capaces de causarle la muerte a nuestra mascota.

¿ES PELIGROSO EL CONSUMO DE CARACOLES EN NUESTRO PERRO?

La mayoría de los parásitos son transmitidos a nuestra mascota por distintos animales. Los más conocidos son las garrapatas o los mosquitos pero los caracoles también contagian a nuestro perro y sus bacterias pueden llegar hasta el corazón y el pulmón. Estos parásitos son el Angiostrongylus vasorum, conocidos como el gusano francés. De igual forma, se encuentra el Crenosoma vulpis

Pero, ¿qué quiere decir todo esto? Simple, es peligrosos que nuestra mascota consuma caracoles.

Aunque algunos perros pueden mantenerse asintomáticos, otros suelen desarrollar problemas respiratorios y sanguíneos, que pueden llegar a acabar con la vida de nuestra mascota.

ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR LOS CARACOLES

Angiostrongilosis

Este parásito puede llegar a producir en la mascota coagulopatías, disminución del número de plaquetas, obstrucción de arterias, trombosis, lesiones producidas por las larvas, entre otros problemas.

El angiostrongilosis proviene de Europa pero se encuentra expandiéndose por varios países del mundo. Lo que puede pasar si un perro consume uno de estos animales infectados, las larvas se van a dirigir a su corazón, donde terminarán su desarrollo. Cuando el perro tose o estornuda las larvas llegan a la área de la boca y son tragadas, acabando en el aparato digestivo para ser expulsadas a través de las heces.

La mayoría de las veces, el perro también se puede contagiar por ingerir otros animales como ranas, lagartos o ratones, porque son animales que, de igual forma se encuentran infectados.

Debido a lo grave de estos parásitos, es importante mantener una correcta desparasitación para poder prevenirlas, siguiendo siempre las recomendaciones del veterinario. En estos casos, los especialistas recomiendan una desparasitación mensual, sobre todo en el caso de los animales que se encuentran en el campo. De igual forma, también se puede realizar una doble desparasitación para brindarle más protección al perro tanto internos y externos.

Crenosomiasis 

La enfermedad se conoce como neumonía verminosa, el gusano puede llegar a afectar a los pulmones y llega a afectar al animal si ingiere un molusco. Si un perro llega a comer un caracol sucede lo mismo que hemos descrito en el punto anterior, la única diferencia es que estos parásitos van a los bronquiolos y, en muy pocos casos, se sitúa en la tráquea, lugares donde las hembras depositan los huevos que desarrollarán las larvas.

De igual forma, si tose o estornuda, las larvas terminan en el sistema digestivo y son expulsadas en las heces, donde continúan su desarrollo. Si un perro ingiere un caracol, las larvas pasarán a los pulmones por medio del flujo sanguíneo en algunas semanas. En los pulmones terminará de completar su ciclo de desarrollo.

 


Las más leídas