Mi primera mascota: el hamster

Para muchos nuestra primera mascota fue un hámster y es que estos animalitos son fáciles de cuidar. Sin embargo, también necesitan de cuidados, es una mascota que no tiene un precio costoso, que no requiere mucho espacio en la casa (por lo que se puede tener es un apartamento pequeño), entretienen a los niños y les inculcan el sentido de la responsabilidad.

Lo primero que se debe de tener en cuenta es la compra una jaula con buen espacio, con juguetes, equipada para que este pequeño roedor no pase frío ni calor; un lugar con un suelo confortable. Es aconsejable colocarle pequeñas tiras de madera de pino ya que estas absorben bien la humedad y huelen bien y además al hámster le gustará refugiarse y jugar con ellas.

La alimentación es muy importante; ellos tienen que comer dos veces al día y también es bueno darles de vez en cuando frutas y verduras en proporciones pequeñas, además del alimento recomendado por las tiendas de animales. Procura también que tengan siempre agua limpia.

El ejercicio es fundamental; es necesario ponerles ruedas giratorias y ponerlos en las esferas para que rueden por toda la casa y así evitar el sobrepeso de estos animales. A la hora de dormir es necesario un espacio calientito y cómodo, como todo roedor este animalito va a querer esconderse y refugiarse.

El aseo es necesario; se debe limpiar frecuentemente la jaula, el abastecedor de agua, cambiar alimentos viejos que estén todavía dentro, limpiar las heces del animal es algo que hay que hacer con frecuencia para evitar malos olores y que nuestra mascota se sienta bien.


Las más leídas