¿Por qué a los perros no les gusta que los soplen?

Algunas acciones que para nosotros suelen ser divertidas son molestas para nuestros amigos peludos, como ejemplo soplarles la cara y las orejas. Lo más probables es que hayas notado que cuando lo haces tu mascota se irrita.

Puede que en algún momento te hayas preguntado la razón de esto, en nuestro trabajo te lo vamos a explicar todo lo que necesitas saber.

¿POR QUÉ A LOS PERROS NO LES GUSTA QUE LES SOPLE?

Soplarle la cara al perro es muy divertido para ti, pero a los perros les desagrada mucho. Si lo piensas con detenimiento, es algo que no lo haces con otros. A ningún ser vivo le gusta, es más, es una acción que puede irritar bastante a quien sea. Soplar la cara provoca que se cierren los ojos y, esto no es para nada agradable.

Teniendo en cuenta que esto puede provocar la rabia del perro, en ocasiones, puede que intente marcarte. Son dos razones simples por las cuales al perro le enoja que le soplen el rostro: el efecto que tiene en los sentidos y la incomodidad que les produce.

¿POR QUÉ SE ENOJAN?

Si has llegado hasta aquí, es porque estás realmente interesado en este punto. Cuando se les sopla la cara al perro, tres órganos se ven afectados: nariz, ojos y orejas.

Primero que nada, debes de recordar que el olfato del perro es uno de los más desarrollados, debido a que poseen una nariz húmeda. Gracias a la presencia de la humedad y a los receptores olfativos, el perro está en la capacidad de detectar olores a kilómetros de distancia, lo que le permite tener un mejor sentido de la orientación y mayor información del lugar en el que se encuentra. Por lo que, si llega a sentir la mucosa seca, no solo afectas el sentido principal, sino que lo harás sentirse completamente incómodo.

De la misma manera, secar los ojos tampoco les resulta agradable a los animales. Siendo sinceros, ¿a quién le gusta recibir una corriente de aire en los ojos? Por último, si le soplas las orejas, también les produce molestia, pues uno de los sentidos más desarrollados, por lo que recibe un sonido elevado y molesto.

En un inicio, el perro se mostrará calmado para hacerte ver su incomodidad. Si lo ignoras, aumentará su manera de comunicarse, ladrando o intentando morder a la persona. Si ignoras por completo dichas advertencias, el perro puede optar por atacarte.

NUNCA SOPLES LA CARA DEL PERRO

Si tu perro ha comenzado a sentir malestar o incomodidad al soplarle la cara, quiere decir que no le gusta y que, debes de dejar de hacerlo.

Los perros son animales muy sensibles y fieles. Sin embargo, este vinculo puede romperse si llevamos a cabo conductas que le causan fastidio al animal. Debemos de entender que, ellos también merecen respeto y que no debes de soplarle la cara.

Esperamos que este trabajo te haya sido de mucha ayuda y que tengas en cuenta que, aunque hay situaciones que son divertidas para nosotros, para nuestras mascotas no lo son.


Las más leídas