¿Por qué mi gata ha tenido un gatito?

Si hemos hecho que nuestra gata tengas crías y solo ha tenido un descendiente, muchas veces nos comenzamos a preocupar ya que suelen tener enorme cantidad de crías. ¿Te pasa?

En nuestro trabajo de hoy vamos a explicar todo lo que necesitas saber con respecto a este tema. ¡Sigue leyendo!

¿Qué causa que mi gato tenga una sola cría?

Al igual que la mayoría de los mamíferos hay ciertos factores que influyen en el embarazo: edad, estado de salud, espermatozoides, alimentación, etc. Sea cual sea el motivo que ya llevado a tu mascota a tener una sola cría no debe de preocuparte, no es nada grave, ocurre la mayoría de las veces.

Hay que tener en cuenta que el embarazo es un estado delicado y es importante fijar una edad mínima para que comience a procrear, además debemos garantizar en todo momento su bienestar, tranquilidad y alimentación.

Para este tipo de situaciones, debes de acudir al veterinario quien te hará algunas recomendaciones, solo él puede descartar síntomas de alguna enfermedad en nuestra mascota.

¿Qué opciones tenemos?

En todo lugar hay refugios para gatos. Si quieres ampliar la familia puedes comenzar buscando en estos lugares el indicado.

Debes de tener en cuenta que hacerle crías a un gato no es aconsejable ni solidario: mientras la gata está sufriendo de algunas molestias en el embarazo hay miles de gatos que necesitan de amor y cariño.

Es muy hermoso tener descendientes: muchas veces estamos pensando que vamos a tener un pedacito de ella, pero lo cierto, es que le estamos quitando la oportunidad a otra mascota de hacerla feliz.

El embarazo en nuestra gata

El embarazo de las gatas tiene una duración de dos meses. Depende de la gata puede variar entre 60 a 67 días. Muchas veces no se conoce cuando la gata ha concebido, por lo que, a partir del día 60 se debe de esperar el parto.

Día 10: Durante estos días comenzarán los síntomas del embarazo, por ejemplo, vomito y nauseas.

4º Semana: A partir de este tiempo la barriga se les comienza a notar. En los días siguientes aumentara su tamaño, los pezones se hincharán y se tornarán más rosados, lo que indica que ya se están preparando para la lactancia.

5º Semana: La gata comienza a tener molestias. Pueden llegar a producirse nauseas por los cambios que comienza a experimentar el cuerpo.

7º y 8º Semana: Se acerca la fase final del embarazo. La gata ya ha aumentado de peso y se puede notar los movimientos de los gatitos en el vientre.

Día 60 al 67: Durante estos días se da el parto. Si el embarazo se prolonga debes de acudir al veterinario. Es importante tocar y acariciar el vientre de nuestra mascota con suavidad para saber si los cachorros o el cachorro se mueven. Si no se produce el parto y no hay movimiento puede decir que el embarazo viene con complicaciones.


Las más leídas