¿Pueden los gatos comer helado?

Puede que hayas visto algunos vídeos en internet de gatos comiendo helado y, al poco tiempo, muestra una expresión muy particular que es conocida bajo el nombre de “cerebro congelado”.

Antes de ofrecerle este postre a tu mascota, pregúntate si puede comerlo. Aunque los helados son la debilidad de muchos, puede causar daños a nuestro gato. ¡Continúa leyendo y descubre más!

¿Puedo darle helado a mi gato?

Comer helado y sentir que se te  “congela el cerebro” no es una sensación agradable. Lo mismo sucede con los gatos, ya que al comer un alimento muy frío y rápido se produce la misma respuesta que en nosotros los humanos. Pero, ¿qué es lo que sucede?

Al ingerir un alimento muy frío rápidamente, el organismo es tomado por sorpresa, haciendo que las arterias se dilaten y afecte al nervio trigémino, que, se encarga de llevar al cerebro la información sobre los estímulos recibidos a nivel bucal y mandibular. Primero, se empieza por la boca, pasa por la garganta y todos los nervios que se encuentra alrededor. De esta manera, se da la sensación del “cerebro congelado”. Por esta razón, se debe de evitar darles helado a los gatos.

El cerebro congelado genera una confusión en todos los sentidos, además de dolor y migraña. Es decir, es una sensación poco agradable para la mascota.

¿Por qué los gatos odian el frío?

A los gatos les encanta pasar horas acostados vientre arriba hacia los rayos del sol. Durante la época de otoño e invierno, los gatos buscan sitios donde se puedan acurrucar, por lo general, eligen estar cerca de la estufa, los aparatos electrodomésticos, o mantas calientes.

¿La razón? A los gatos les resulta muy desagradable el frío. Su temperatura corporal es más alta que la de los seres humanos, por lo que sienten con mucha facilidad el frío. Y, aunque para nosotros es delicioso comer helado, para el gato no es una actividad favorita.

¿El consumo de helado produce problemas con el azúcar?

Las papilas gustativas de los gatos no son capaces de detectar sabores dulces o azucarados, por lo que al probar el helado puede parecer que a los gatos les resulte agradable, lo cierto es que ni van a poder percibir el sabor. La razón de esto aún no se ha esclarecido, pero se cree que sea un mecanismo de seguridad, pues las golosinas hacen estragos en el organismo.

¿Qué sucede cuando el gato prueba algo dulce? Pues comenzará a sufrir de cólicos, gases y problemas estomacales. Incluso puede sufrir de diarrea, así que todo lo dulce está prohibido para nuestra mascota.

¿Puede un gato comer helado natural?

Si el helado es casero y libre de lactosa y azúcar, puede que el gato llegue a comerlo. Para evitar que se produzca el cerebro congelado, es importante sacar el helado del congelador antes de dárselo y ofrecerlo cuando no esté tan frío. De esta manera, puedes dárselo como un premio o, durante la época de mucho calor, ya es una excelente forma de mantenerlo hidratado.


Las más leídas