¿Qué hacer para que un gato acepte a otro?

Introducir un nuevo gato en el hogar es común, sin embargo, la imagen de los gatos felices suele transformarse en un espacio de peleas y estrés. Y es que, debido a la naturaleza del animal, no siempre existe una agradable convivencia.

En este artículo explicaremos qué debemos de hacer para que un gato acepte a un nuevo miembro para evitar que surjan los conflictos.

Un nuevo gato en el hogar

Es normal que queramos adoptar un nuevo miembro, sin embargo, debemos de tener en cuenta una serie de beneficios, por ejemplo; su carácter con la finalidad de garantizar una grata convivencia. Por lo que, es importante que en el centro de acogida se pregunte si se puede socializar con otros, ya que de no conocer el lenguaje del felino, puede convertirse en un animal miedoso y agresivo.

Un gato anciano que quiera de calma y tranquilidad padecerá de estrés si se adopta a un animal inquieto. De igual manera, aquellos gatos que tengan vínculos fuertes con sus dueños se sentirán incomodas con la llegada de un nuevo miembro que lo incite al juego.

Introduce un nuevo gato en el hogar

Cuando hayas elegido el compañero perfecto para tu amigo, debes de adaptar el hogar a ambos gatos; coloca estanterías o nidos para que puedan desplazarse de manera segura cada vez que se sientan incómodos. También hay que garantizar que cada animal cuente con sus propias cosas: cama, arenero o rascador.

Para garantizar un ambiente ameno puedes usar feromonas apaciguadoras para los gatos. En este punto, es recomendable que acudas al veterinario para que te recomiende alguna, con la finalidad de proporcionar bienestar del animal. Además, con el consumo de estas feromonas se elimina las tensiones y las peleas.

Presentación oficial

Cuando ya tengas todo listo lleva al gato dentro de un trasportín. Evita dejar al gato sólo al llegar a casa, pues puede provocar peleas y nerviosismos que pueden generar conductas agresivas.

Nuestra recomendación es hacer uso de los 15 días, que consiste en que ambos animales deben de estar dentro del hogar, separados, sin ningún tipo de contacto visual.

Lo primero que debes de hacer es mezclar los olores. Intercambia accesorios o, deja que los gatos se huelan. Mantén este tipo de acercamiento hasta que no se produzca enfrentamientos negativos entre ambos.

Lo siguiente que hay que hacer es dejar que haya contacto visual, puede ser a través de ventanas o manteniendo a uno en un trasportín durante algunos minutos. Si existe alguna molestia debes de terminar el contacto y vuélvelo a intentar hasta que haya una reacción positiva. Ofrece premios o caricias para generar un mejor ambiente entre ambos.

Por último, deja que compartan su espacio, siempre estando nosotros presentes para evitar el conflicto. Cada gato, como hemos mencionado, debe de tener su propio arenero, rascador y comedero. Estos deben de ser de fácil acceso para ambos animales.

Esperamos esta información te haya sido de mucha ayuda. Ante cualquier duda, puedes acudir a un veterinario o un especialista para solicitar mayor información sobre el tema.


Las más leídas