¿Qué hacer para que un gato y un perro se lleven bien?

Si eres amante de las mascotas, siempre te emocionará incorporar un nuevo miembro a la familia, excepto cuando ya tienes otro animal viviendo en casa. El problema está cuando se trata de un gato y un perro. En nuestro trabajo de hoy te brindaremos toda la información que necesitas saber de este tema.

Consejos para que un gato y un perro se lleven bien

Los primeros días de convivencia son importantes para los animales de cara al futuro. Al seguir estos consejos, podrás hacer que tus mascotas se lleven bien:

Presta atención a tu perro

A la mayoría de los perros les encanta perseguir cualquier cosa. Por lo tanto, si un gato se asusta y corre, sentirá la necesita de ir detrás de él. De manera que, si llegas a sospechar que tu perro puede tener este comportamiento, contrólalo con una correa porque de no ser así, pueden llegar a sufrir lesiones.

Brinda espacio y distancia

Ya sea que tu gato sea nuevo o el veterano, asegura que tenga su propio espacio para correr y esconderse cada vez que quiera. El gato necesita poder moverse con facilidad. Las puertas para bebés te podrán ser de mucha ayuda cuando estás presentando a tus mascotas, una barrera te permitirá minimizar el peligro.

La edad marca la diferencia

Cuando llega una nueva mascota a nuestra casa, la juventud puede ser un punto a favor. Esto sucede porque los cachorros son más inofensivos que los adultos, y los gatitos pueden ser muy intrépidos con los perros mayores.

Sin embargo, no debes de bajar la guardia y mantener las alerta durante las primeras semanas. Debes de tener en cuenta que cuando presentas a un gato y a un perro puede que tengamos que separarlos por un tiempo o extender el periodo de supervisión porque los gatos suelen escaparse y los perros son muy juguetones, lo que puede generar que lastime al felino.

Cosas que no debemos hacer al presentar un perro o un gato

A continuación, te presentamos algunos errores que suelen ser comunes cuando presentamos a un gato y un perro:

Forzar el contacto físico: agarrar al gato y sostenerlo en la cara del perro como forma de introducción, tentará al felino a arañarle la cara. Deja que sea el gato quien decida cuándo acercarse.

No preparar a la mascota para un cambio: cuando llega un nuevo miembro es importante comenzar hacer cambios como mover los areneros, colocar puertas para bebés o cerrar otras. De esta misma forma, la mascota que se encuentra en casa podrá acostumbrarse a la llega de su nuevo compañero.

No pensar en la reacción que pueda tener la mascota: procura pensar en los cambios que has ido haciendo desde la perspectiva del animal. Por ejemplo, debes de tener en cuenta que si mueves el arenero de lugar y el gato debe de pasar por el lado de la cama del perro, este último puede molestarlo y ocasionará estrés en nuestro amigo felino.

Evita que una de nuestras mascotas sea lastimada. Acude a un profesional para conocer más sobre el comportamiento de los animales.


Las más leídas